Entre Cuba y Brasil: Mariurka Maturell Ruiz, una vida dedicada a la investigación y el conocimiento

Mariurka Maturell Ruiz é uma mulher negra, mãe, professora e cubana que não se deixa abater pelas adversidades da vida. Radicada no Brasil, desde 2017, para cursar o doutorado em História na UFSC (defendido em 2021), foi criada pelos avós maternos na área rural da Guantánamo dos anos 70 e sua juventude e trajetória é permeada pelas artes, o cinema, músicas de protesto, slogans revolucionários e as relações políticas vivenciadas por ela na infância e juventude. Para ela tudo acontecia junto, as amizades, as diversões, os envolvimentos políticos e as relações sociais e culturais uma coisa estava conectada a outra, não poderia ser diferente em Cuba […] e isso me levou à história da arte, também. Em minha casa, meu avô era do PCC (Partido Comunista de Cuba), até os 80 anos quando adoeceu, e dois tios meus da UJC (União de Jovens Comunistas); e todos amavam Fidel Castro”.

Nesta entrevista, realizada pela historiadora Giane Maria de Souza, a professora de história da arte e de espanhol, fala de suas paixões, sobre as memórias de infância e juventude, sua participação na vida social e política de Cuba, a pesquisa para desenvolver sua tese de doutorado e as semelhanças e diferenças na educação brasileira e cubana.

 Me apaixonei pelas artes plásticas e pelo cinema. Fui a todas as exposições que se realizavam nas instituições, daí o meu sonho de ser curadora […] também desenvolvi uma paixão intensa pela investigação arquivística, [….]. Para mim, nada é mais estimulante do que descobrir alguma informação nas entrelinhas de documentos de séculos anteriores ou nas páginas de revistas, jornais e livros.

Leia a matéria em português clicando aqui.

Giane M. de Souza: En primer lugar, me gustaría que hablaras de tu infancia.  De tus hermanos, de la profesión de tus padres y de los juegos que más te apasionaban. ¿Cómo la trayectoria familiar se hace presente en tu vida y en las relaciones con tus hijas? (Em primeiro lugar, gostaria que falasse de sua infância em Cuba. Onde você nasceu, seus irmãos, a profissão dos seus pais, suas principais brincadeiras. Como a sua trajetória familiar ainda se faz presente na tua vida atual, nas relações com as tuas filhas).

Nací en Guantánamo, la provincia más oriental de Cuba, el 13 de septiembre de 1976. Crecí en el municipio de Costa Rica. Allí había un Ingenio azucarero que era la fuente principal de empleo.  Mi abuelo trabajaba en el tren que transportaba la caña de azúcar y mi abuela era auxiliar de limpieza en una de las oficinas de comercio, ella se jubiló cuando yo nací. Siempre contaba que su jefe fue muy generoso porque hizo que el proceso fuera rápido. En este tiempo, mi mamá estaba en tercer año de la carrera de Enfermería, y estudiaba en la ciudad de Guantánamo, mi papá estaba en el Ejército Militar, también en Guantánamo, así que yo me quedé con mis abuelos maternos y según me cuentan pasaba los fines de semanas en casa de mis abuelos paternos, al igual mi hermano cuando nació en 1978. Para entonces mis tíos y tías también estudiaban lejos de casa. Fui criada por mis abuelos maternos, no fui al Círculo infantil, porque mi abuela no dejó que mi mamá me llevara, ella decidió cuidarme. Era entendible la actitud de mi abuela, Ofelia, porque yo era la primera nieta y sobrina, en realidad era la primera bebé de ambas partes de las familias, paterna y materna. Es bueno decir que la familia materna era pequeña, mis abuelos Joel y Ofelia y sus hijos e hijas, dos varones y tres hembras, comparada con la paterna que, compuesta por mis abuelos y nueve hijos e hijas, tres mujeres y seis varones. Lo digo porque por mucho tiempo mi hermano y yo fuimos el centro de atención de ambas familias, todos querían cuidar de nosotros, eso fue un marcador en nuestras vidas. Fuimos criados con mucho amor alrededor, creo que esa unión entre al interior de las familias y ese amor por el otro hizo que hoy mi hermano y yo nos conectáramos, uno piensa en el otro primero antes de tomar una decisión o de hacer alguna cosa. Estamos muy próximos el uno del otro, así que nos apoyamos en todo. Igual creo que por esa misma razón ni percibimos en la infancia que nuestros padres estaban divorciados, ese proceso se hizo natural, porque mi papá estaba presente en todo, hasta mi mamá nos amenazaba cuando nos portábamos mal, con decirle a mi papá. Era muy cómico, ahora de grande lo veo así, porque nos pasábamos los días muertos de miedo por lo que diría mi papá y cuando llegaba nos sentaba en sus piernas y a besos y caricias nos explicaba que estábamos equivocados y nos hacía prometer que íbamos a ser más obedientes. 

Recuerdo con mucho cariño mi infancia, siempre digo que fue una las etapas más felices de mi vida, la otra etapa plenamente feliz fue en la Universidad de Oriente, cuando estudié Historia del Arte. Dos etapas que me hicieron ser esta Mariurka de hoy. Bueno, mi infancia fue en una zona rural y cañera. Me recuerdo jugando en la calle con mis amiguitos y mi hermano a las Escondidas y muchos otros juegos infantiles hasta bien tarde en la noche, sobre todo los fines de semana. Recuerdo a mi abuela sentada en el portal de la casa haciendo cometas con las varas que mi hermano y yo buscábamos en el cañaveral a dos cuadras de casa; jugando pelota con mi abuela y mis tíos menores; dando aulas para las plantas en el patio; jugando con mis muñecas, con mis juegos de cocina y a mi abuela probando la comida que yo hacía, estimulándome a intentarlo una y otra vez hasta que salía mejor. Recuerdo haber ganado un premio de mejor estudiante por no faltar a la escuela ni un día. Mi abuela me llevaba hasta en temporada ciclónica y le decía a la maestra: yo la traje, sé que no hay clases, pero vinimos a ayudar. Eso también marcó mi vida, creo que soy disciplinada, responsable y comprometida con las causas por mi abuela y mi mamá que me permitían ir a todo lo que se planificaba en la escuela, no faltaba a nada. Por eso de adolescente en el preuniversitario me fugué de la escuela interna con unas amigas, yo decía que era mi acto de rebeldía por las veces que no falte a la escuela, ¡claro que recibí un regaño! Mi abuela habló tanto, que me sentí culpa, pero volví a hacerlo, solo que no iba a mi casa, yo sentía que necesitaba de un equilibrio entre portarme bien y mal en la escuela, aunque reconozco que portarme mal en la escuela y fuera de ella no era mi fuerte, porque ya estaba formada en la responsabilidad, el compromiso y los valores éticos y morales. Así que mis amigas siempre me criticaban porque yo cuestionaba todo y ponía juicio en las cosas; a veces tenía que ceder al grupo. En resumidas cuentas, todas estábamos juntas. Eso hacía que los profesores a la hora de aplicar castigos decían: Mariurka es buena estudiante, tiene buenas notas por eso ella solo va a hacer esto o aquello, era lo que me salvaba. 

Hoy miro a mi infancia y adolescencia y me siento feliz, veo que crecí en una familia unida, con un matriarcado estricto, protector y participativo, rodeada de amor y educada en las buenas costumbres, como decía mi abuela. En realidad, fui mimada de más, eso fue bueno para mí, ¡claro!, y malo para mi mamá que no podía decir la última palabra en la educación de los hijos, porque esa la decía mi abuela, podría ser hasta consensuada en el grupo familiar pero mi abuela cerraba el asunto. Así que de todo eso saco las cosas que me parecen mejor para educar a mis hijas, Lisandra Lissette (15) y Leydi Jane (10). A eso le sumamos lo que Lisandro trae para la relación y a partir de ahí las educamos, con base en lo que creemos que sea lo mejor y estamos en eso de probar y errar, porque no tenemos la medida exacta. Por tanto, usamos el diálogo como aprendí de niña para negociar la mejor decisión entre todos, al final la vida es de ellas y las consecuencias de los actos pesarán más en ellas que en nosotros. Siempre ponemos en la mesa todas las posibilidades que vemos para cada solución y las consecuencias de hacerlo de otra manera. Le preguntamos cuál camino quieren seguir, con la seguridad de que estamos para apoyarlas en todo, así que pueden volar al precipicio que nosotros estaremos para amortiguar la caída o para volar con ellas. Hasta ahora funciona, veremos cuando sean adultas, que nos reclaman. 


Giane M. de Souza: ¿Cómo fue su juventud en Cuba? Intereses, amigos, diversión, relaciones políticas, culturales. ¿Cómo una joven cubana se descubre investigadora del arte e historiadora?  (Como foi sua juventude em Cuba? Interesses, amigos, diversão, relações políticas, cultura, como uma jovem cubana descobriu as artes e a pesquisa de história?)

Mariurka: Pensando a la distancia mi etapa juvenil, veo que se dio todo junto, las amistades, las diversiones, las relaciones políticas y culturales una cosa fue dando la otra, no podía ser diferente en Cuba, y eso me llevó hasta la Historia del arte, también. En mi casa mi abuelo era del PCC (Partido Comunista de Cuba), hasta los 80 años que se enfermó, y dos de mis tíos de la UJC (Unión de Jóvenes Comunistas); y todos amaban a Fidel Castro. Por tanto, crecí entre la canción protesta, los discursos de largas horas de Fidel, el internacionalismo y las consignas revolucionarias.  No olvido que cuando llegó mi tío Alfredo de Angola, ese día estaba puesta la canción “La Era está pariendo un corazón” de Silvio Rodríguez, la casa brillaba de limpia y los olores de la comida de mi abuela estaban de fiesta, todos estábamos en casa.

Discurso de Fidel Castro em Nova York (1960)

Los vecinos venían a preguntar si ya había llegado Alfredito, esas imágenes están vivas en mi mente. Igual sensación experimenté cuando esperamos a mi mamá de regreso de cumplir alguna Misión Internacionalista. Nos organizamos para recibirla, era un acontecimiento. Cuando llegaba, generalmente de noche, cansada de un viaje largo y con escalas, no podía ir a descansar hasta que no contaba el periplo del viaje completo. En verdad era el momento para matar la nostalgia. Nunca mi hermano, ni mi hermana Marisleydi, ni yo hablamos de las ausencias porque estaba en primer lugar el sentimiento de haber cumplido con el deber. De manera que yo soñaba con ser Joven Comunista y Militante del Partido Comunista, consecuentemente. Pasé todos los procesos, me hicieron militante de la Unión de Jóvenes Comunistas en el Ejercito Militar. Las mujeres podíamos pasar el ejército si queríamos, era voluntario, en mi caso fue la manera de volver a la Universidad a través de la Orden 18, esa condición la ganabas por tu buen comportamiento y te permitía ir a un Premilitar para estudiar por un año las mismas asignaturas del último año de preuniversitario, al final se hacía un escalafón por las notas y podías pedir la carrera que quisieras. Allí fue donde descubrí qué quería ser. 

En el preuniversitario quería estudiar Biología o Medicina, al final terminé en la carrera de Enfermería. Cursé el primer año, lo suficiente para entender que no era lo mío, me daba miedo la sangre, los muertos, y todo lo que tenía que ver con hospitales, aunque se me daba bien las relaciones con los pacientes. Todavía uno de los pacientes que atendí en mis periodos de Prácticas Laborales me saluda cuando me ve en la calle, me llama: seño. Cuando dejé la carrera me incorporé al ejército. Eso fue porque una amiga me dijo que existía esa posibilidad para volver a la Universidad. Recuerdo que pensé en esa posibilidad cuando un día de aquellos en que mi mamá me hizo sentir, de manera sutil, que ser Ama de Casa tenía sus implicaciones, entre ella la dependencia en todos los sentidos. Como tengo un carácter fuerte, como las mujeres de mi casa, me visualicé en una relación dependiente, no me gustó nada lo que sentí y salí corriendo para el Comité Militar. En el Premilitar la secretaria docente me llamó un día y me dijo: “Mariurka porque no estudias una carrera que tenga que ver contigo, tú eres muy buena presentando, conduciendo y organizando programas culturales, te comunicas y relacionas bien con las personas. Hasta podrías ser profesora, te vengo observando y no te veo estudiando algo diferente. Podrías estudiar Historia del Arte.” Esa conversación me marcó para siempre. El día del otorgamiento de la carrera ella estaba en la sala, yo entré en el lugar 26, así que había de todo, pero ya sabía lo que quería. Estudiar una carrera lejos de casa, donde pudiera ser yo y sin presiones para estudiar porque amaría cada asignatura, definitivamente, era Historia del Arte y no Derecho como quería mi tío Alfredo, ni Medicina como querían los demás de casa, excepto mi abuela y mi mamá que me decían: “al final tú eres la que vas a trabajar de eso toda la vida, así que elige la que te guste, para que no te frustres.” Hice exactamente eso, pedí la primera de las tres plazas que habían de Historia del Arte. No olvido la sonrisa de la Secretaría Docente y de mi tía Isis que me esperaba afuera.  

Giane M. de Souza: Tienes graduación en Historia del Arte en la Universidad de Oriente, en Santiago de Cuba. ¿Puedes contar cómo fue el comienzo y la trayectoria de vida en la universidad?  (Você tem graduação em História da Arte na Universidade do Oriente de Santiago de Cuba. Podes nos contar como foi a sua entrada e trajetória na universidade?)

Mariurka: Comencé en 1998. Mi abuela reunió a la familia y dijo: “Mariurka va a estudiar en Santiago, Yneido [mi tío, el mayor de los hijos] ella va a vivir en tu casa nueva. Nosotras vamos a verla el próximo fin de semana”, así hicieron. El fin de semana estaba ella y mi tía Isis en la casa de mi tío, ya que yo estaba allí en Santiago, porque salí del pre-militar directo para la casa. El primer año fue difícil. La adaptación a la vida universitaria fue tensa. Estaba en una ciudad nueva para mí, porque, aunque estudié un año de premilitar allí, jamás salí de la escuela solo cuando me iba para casa y era de la terminal a la escuela y viceversa. En la Universidad era otra cosa, vivía en Versalles un barrio que está lejos de la UO, tenía aulas desde las 7 de la mañana hasta las 6 de la tarde, por tanto, salía de casa a las 5 de la mañana y regresaba a las 8 de la noche, porque tenía que lidiar con el transporte. Eso se complicaba cuando tenía que estar hasta tarde para estudiar en la biblioteca, ya que los libros de arte son ejemplares únicos, o cuando debía participar de una actividad extracurricular. Hay que decir que en mis tiempos de estudiante no había esa abertura de internet, se estudiaba Arte Universal con la colección de libros sobre los artistas, creo que se llamaban Pinacotecas de artistas, con un ejemplar de un libro de una edición valiosa y que solo estaba en la Biblioteca Universitaria o en la Provincial. 

Graduación. 27 de Junio 2003. Día da defesa da Tese. Com amigas do grupo de Historia da Arte

En segundo año me mudé a la Beca Universitaria, me instalé definitivamente en el cuarto que ya tenía en el edificio F, al ser de otra provincia tenía derecho a un cuarto. Gracias que nunca renuncié a ese derecho. Ahí comencé a vivir a plenitud mi vida universitaria. Un día de fin de semana en casa me dijo mi mamá: “Haz todo junto, estudia, diviértete, sal con los amigos y amigas no dejes de hacer nada por estudiar y no dejes de estudiar por hacer algo”, lo registré en mi cabeza como una idea fija y tracé mi trayectoria de vida en la universidad basada en eso. Entonces en segundo año ya era la presidenta del grupo y en la primera reunión del consejo de la FEU (Federación Estudiantil Universitaria) se me acercó un estudiante de Comunicación Social (Ulices) y después del saludo, mi vida dio un giro de 180 grados. Era mi pareja de baile, en todas las fiestas, mi cómplice y mi mejor amigo. Luego, en otro consejo de la FEU terminé entre las propuestas de miembros para la boleta de las próximas elecciones y eso también cambió mi vida para otros 360 grados. Entré a una familia afectiva que me hizo muy feliz. Oscar Ulloa era el presidente de la FEU y me mantuvo dentro de un constante desafío, no solo a mí, también a todos los del consejo estrecho (Ronald, Luis Alberto y Yudilennys (Muñeca) y yo), nos convertimos en los mosqueteros, con el tiempo se sumó Joannys Lissette (Yoa). Todos debíamos tener buenas notas y participar en todo. 

Fueron cinco años maravillosos, tengo los mejores recuerdos de mis profesores. De Pedro, mi Pepe Grillo o mi conciencia como yo le decía, porque me guío y me acompañó en cada paso, la decana de la Facultad, María Julia, con ese nivel de compromiso con los estudiantes. Ella se dejaba llevar en las locuras que planificamos para los Festivales deportivos y culturales, las actividades, nunca dijo ¡no! Estaba ahí hasta para protegernos de los profesores que nos complicaron las cosas. Creo que mi capacidad de gestión se fortaleció allí. La amistad en forma de hermandad se consolidó en la FEU, mi vocación de profesora también. Tengo una lista inmensa de profesoras que me inspiraron con su pasión por educar y enseñar.

Yo era una de las vicepresidentas de la FEU de la Facultad, atendía Cultura, junto con Muñeca, por tanto, preparábamos los Festivales de Artistas Aficionados de la FCSH. Yo estudiaba mucho y me preocupaba por las notas, era la parte que me tocaba aportar a la familia, buenas notas. Me enamoré de la Artes plásticas, y del cine. Iba a todas las exposiciones que se hacían en las instituciones, de ahí mi sueño de ser curadora, no me perdía, tampoco, ningún estreno de filmes cubanos o de filmes premiados en festivales. También me incliné por la arquitectura y sus estilos. Sin embargo, hice la tesis sobre Arte Popular. Fue tanto que tuve que ir a la biblioteca, hacer entrevista a los pintores y artesanos que desarrollé una pasión intensa por las investigaciones de archivo, principalmente, y por la historia oral. Para mí no hay nada más estimulante que descubrir entre líneas alguna información entre los documentos de siglos anteriores o en las propias páginas de las revistas, periódicos y libros. Fui formada para la investigación y la crítica de arte. 

Mi trayectoria de trabajo en la FEU, mi participación en concursos, actividades extracurriculares (cultura, deporte, etc.), mi desempeño en las actividades docentes e investigativas (fui alumna ayudante de Promoción Cultural y de Economía Política, participe en varios eventos), mi resultado en examen de Premio, entre otras actividades me hicieron merecedora del 1er lugar en el escalafón, del Título de Oro y por consecuentemente, fui seleccionada como la Vanguardia Integral de la graduación del 2003 en la FSCH y en la Universidad de Oriente. Nunca olvido a mi familia en el acto de graduación, en el Teatro Heredia. Mi abuela esperando para que me entregaran el premio y yo preocupada porque sería la última en ser homenajeada. Cuando me dieron el de Licenciada en Historia del Arte con la marca que simboliza el sello de Oro y el diploma de Vanguardia Integral, caminé hasta mi abuela y se lo di de presente, agradecida por todo lo que me había enseñado y por su dedicación. Yo siempre decía que tenía que ser mejor cada día porque ese título era de mi abuela. 

Giane M. de Souza: Hiciste, también, la maestría en la Universidad de Oriente en Estudios Cubanos y del Caribe. ¿Puedes contar un poco sobre tu objeto de investigación? (Você fez mestrado também na Universidade do Oriente de Santiago de Cuba sobre Estudos Cubanos e do Caribe. Pode nos contar um pouco sobre seu objeto de pesquisa?)

Mariurka: ¡Sí! Nuevamente Santiago de Cuba me abrió las puertas. Un día de esos que iba de visita a casa de mis hermanas de alma (Joannys Lissette y Reina Gretchen) fui directo de la Terminal de ómnibus para la Universidad a ver a Joannys que ya trabajaba de profesora en el Departamento de Arte. La encontré con la profesora María Teresa Fleitas, conversaban sobre el tema que Yoa (Joannys) podía investigar. En esa oportunidad la profe Tere, como le decimos, le comentó que ella podía darle continuidad al tema que ya venía trabajando “El proceso de modernización urbana de Santiago de Cuba (1899-1930)” y sobre el que publicaría un libro años más tarde. En ese instante se viró para mí y me dijo: “Tú también puedes pesquisar sobre el mismo tema, pero en Guantánamo, Yanel Poyato trabajó la arquitectura ecléctica en la maestría y tú puedes tratar las transformaciones urbanas, como objeto de análisis”. No lo pensamos, aceptamos enseguida porque eso significaba que teníamos tutora para la Maestría, y podíamos trabajar juntas. Ahora, no fue inmediato, pasaron varios años hasta que pude concretar el sueño de ser máster, pasó mucha agua debajo del puente. Nació mi primera hija Lisandra Lissette en el 2006, así que no terminé la maestría en esa edición. Regresé en el 2013, cuando ya Lisandra tenía 7 años y Leydi Jane, mi segunda hija, tenía 2 y defendí en 2015. 

Proyecto Garaje e Cátedra de Estudos Afrocaribenhos.. Atividades por a Não violência à mulher. Gtmo. 2016.

Escribí la tesis entre muchas complicaciones, nunca olvido que mi hija Jane me decía, cuando quería usar el computador: “mamá déjame jugar y tú trabajas después, a las 3 de la madrugada como haces”, para ella ese era mi horario de usar el computador y no otro. Porque yo alternaba entre el trabajo en la universidad y la pesquisa. Cuando no estaba trabajando iba a la Biblioteca, al Archivo Provincial, por el día y después me sentaba a las 10 de la noche a organizar las fuentes y a escribir; además de intercalar con días de viajes a otros Archivos y Bibliotecas en Santiago de Cuba. Así cuando conseguí reunir varias fuentes percibí que era posible construir la tesis. El resultado fue asombroso, conseguimos pensar las transformaciones urbanas en la ciudad de Guantánamo como un sistema, es decir, como un proceso concatenado.  La idea era caracterizar el proceso de transformaciones urbanas acontecido en la ciudad de Guantánamo de 1899 a 1930 a través del análisis del contexto socio-histórico, político, económico y cultural que existía en la ciudad de Guantánamo entre 1899 y 1930, desvendar todo aquello que sustentó el proceso de transformación urbana que experimentó la ciudad, al mismo tiempo que se identificaban los aspectos que lo caracterizaron.

No Evento Patrimônio, apresentando os resultados da teses de Mestrado. Gtmo. 2015

Guantánamo es una ciudad bellísima, con una organización urbana, como pocas, en perfecta cuadrícula orientada por los puntos cardinales. Al caminar por sus calles puedes ver la confluencia de varios estilos arquitectónicos en una misma manzana, de manera intercalada, en una armonía sincrónica y con una simbiosis espectacular. Cuando buscaba información, por momentos sentía que perdía el rumbo, ahí pensaba en las historias de vida de mi abuelo Joel, él me decía: “Guantánamo en aquella época era una de las ciudades con mayor movimiento económico y sociocultural, toda una ciudad cosmopolita. Para 1930 ya había sido visitada por muchos famosos y los americanos construyeron muchas cosas. ¡Bueno!, en realidad ellos no construyeron nada, fuimos nosotros con las personas de otros países que vinieron a vivir aquí, por lo de la Base Naval. Los ricos también hicieron su parte”. Entonces me orientaba y repensaba la lógica de la investigación.

La tesis se dividió en dos capítulos. En el primero se abordó sobre los factores que contribuyeron a la renovación urbana de la ciudad de Guantánamo y en el segundo se presentaron las transformaciones urbanas. Con la tesis descubrí que los alcaldes destinaban presupuestos para invertir en el crecimiento urbano y en la infraestructura; además confirmé lo que decía mi abuelo sobre la participación de los guantanameros, los grupos migratorios y de la influencia estadounidense, en la formación de la ciudad de Guantánamo. Pero lo que más me motivaba era describir ese proceso de crecimiento espacial experimentado, conocer como los americanos en la Ordenanza de 1909 dispusieron ese crecimiento y dividieron en zonas de urbanización y de población a la ciudad. Asimismo, me apasione por las diferentes formas en que se produce la renovación de la infraestructura urbana y la modernización arquitectónica a partir de la asimilación de los códigos eclécticos. Realmente, fue un tema que me mostró otras posibilidades.

Giane M. de Souza: Tienes una trayectoria profesional de casi 18 años como profesora. ¿Cuáles son las condiciones de trabajo de un profesor en Cuba? (Você possui uma trajetória profissional de quase 18 anos enquanto professora. Quais são as condições de trabalho de um professor em Cuba?)

Mariurka: Ahora que lo pienso, el 23 agosto de este año 2021 defendí la tesis de doctorado y justamente el 23 de agosto del 2003 fue mi primer día de trabajo como profesora. Llegué a la Universidad de Guantánamo, llena de energías y ganas de hacer. En aquel momento era el Centro Universitario de Guantánamo y la carrera de Estudios Socioculturales tenía 4 años de fundada. Éramos pocos profesores, por eso los nuevos que llegamos tuvimos que aprender a lidiar con los asuntos administrativos con mucha rapidez. Porque las carreras estaban abiertas en varias sedes municipales, por tanto, debíamos organizar el proceso no solo del curso Regular, también del curso a Distancia, el de Trabajadores y de la Universalización, que era una modalidad recién implementada. Así que fui jefa de carrera, al mismo tiempo que tenía la responsabilidad de preparar a los profesores que debían impartir Apreciación del Arte y Arte Cubano en los diferentes municipios, confeccionar los exámenes finales y revisarlos. Para que tengas una idea de 10 municipios que tiene Guantánamo, en 9 existía la carrera y ese proceso era mi responsabilidad. Lo bueno de eso era el trabajo en equipo, y la disponibilidad de recursos. Todos los meses se viajaba a los municipios para revisar la organización del trabajo y se hacían los encuentros de carreras. Fue una etapa de mucho trabajo, de llegar de viaje tarde en la noche y salir al otro día para otra sede. Con el tiempo, el trabajo se hizo más intenso porque aumentaron los números de grupos de estudiantes por años y por consiguiente los profesores. Yo recuerdo que salía de casa a las 7 horas de la mañana y regresaba a las 11 de la noche, después que terminaban las clases de la Sede Municipal de Guantánamo, gracias a Lisandro (mi esposo) y mis suegros conseguí sobrevivir al trabajo intenso. No olvido que cuando llegaba a la casa ya Lisandra estaba dormida. En el 2006 cambié de categoría docente, de Instructor para Asistente, con ese cambio llegaron más responsabilidades. Oficialmente podría ser jefa de la Disciplina Principal Integradora y de Departamento. Para el 2011 con la Categoría de Profesora Auxiliar impartía cursos de posgrado, lo que me llevó junto con Maritza impartir el curso Didáctica de la Educación Superior. Con este se preparaban a los profesionales del territorio que aspiraban a la categoría de Profesor Instructor. Todo eso es síntesis, porque estaba la tutoría de los Trabajos de Diploma, los tribunales de defensa, etc. 

Cuando miró mi trayectoria, pienso que trabajé intensamente, pero aprendí muchísimo. Es justamente, esa trayectoria la que me permite decir que el trabajo de profesor en Cuba no se correspondía con el salario, hasta el 2020. Este era bajo, si pensamos todo lo que hace un profesor universitario y el impacto de este en la sociedad, y digo 2020, porque ocurrió un aumento salarial, que cambió la manera de ver la profesión. Es importante destacar que la Educación Universitaria es un referente en cualquier parte de este mundo. En mi modesta opinión, las dificultades que se enfrentan, como resultado de las cuestiones políticas y económicas, que todos conocemos, impacta, pero no interfieren en la preparación, ni en la profesionalidad de los profesores. Dar buenas aulas es un compromiso ético y social. 

Giane M. de Souza: La educación cubana es un ejemplo para muchos países. ¿Cuál es la experiencia de Cuba en la estructura educativa? ¿En su opinión, cuáles son las diferencias entre la Educación Pública de Cuba y la de Brasil? (A educação cubana é exemplo para muitos países. Qual a grande expertise de Cuba na estrutura educacional? Quais as diferenças entre a Educação Pública de Cuba e a do Brasil, na sua opinião?)

Mariurka: Bueno, no conozco mucho sobre la Educación Pública de Brasil, me refiero a las interioridades. Pero con total seguridad te digo, que existe una diferencia importante entre ambas formas de concebir la Educación Pública, en Brasil, tengo la impresión de que tiene un cierto tratamiento empresarial que atiende metas y en Cuba no ocurre de esa manera, obviamente partimos de que el sistema social es distinto. Otro elemento relevante es que el sistema educativo brasileiro está inspirado en los principios de pluralidad de ideas y de libertad lo que les da mayor autonomía a las instituciones educativas para modificar el contenido curricular y/o para la adaptación del plan de estudio. De manera que existe más flexibilidad a nivel de regiones. En el caso de Cuba esas modificaciones son centralizadas, sobre todo en la Enseñanza Primaria y Secundaria, que sería aquí el Ensino Fundamental, y de la Enseñanza Preuniversitaria, aquí Ensino Médio, porque ya en la Enseñanza universitaria existe mayor flexibilidad con los currículos propios y optativos. Ahora aún con todas las diferencias estructurales que puedan existir la preparación de los profesionales es muy buena en ambos sistemas. 

Yo creo que el éxito de la educación en Cuba está en sus profesionales, en la manera de concebir y organizar las relaciones dentro del sistema educativo. El profesor se compromete con la formación del estudiante desde el inicio hasta el final. A cada grupo de estudiantes, independientemente del año académico, se le asigna un profesor responsable por ese grupo de alumno y este debe atender todas las necesidades educativas; pero sobre todo debe garantizar que se estreche el vínculo escuela- familia, porque la familia debe estar implicada en el proceso de formación. La figura del profesor responsable del grupo, existe independientemente del profesor que imparte las asignaturas. A este profesor principal, como se le conoce, se le asignan un conjunto de responsabilidades y este responde ante la dirección administrativa por la calidad del proceso Docente Educativo junto con los profesores que imparten docencia en ese grupo de estudiantes.  Las funciones de este profesor está normada en el Reglamento Docente Educativo.

Giane M. de Souza: Viniste a Brasil para hacer el doctorado en la UFSC. Háblanos un poco de la familia que dejaste en Cuba. (Você veio para o Brasil fazer o seu doutorado para estudar na UFSC. Fale-nos um pouco da sua família que ficou em Cuba).

Mariurka: En mi vida el doctorado en Brasil marca un antes y un después, por muchas razones, sobre todo en la convivencia con mis hijas y como consecuencia en la base de la familia que estoy construyendo, porque nos dividimos, aquí estamos Lisandro y yo, y en Cuba las niñas. ¡Claro!, ellas están bien cuidadas por nuestras familias (mi mamá, mi hermana, mis suegros) y la distancia lejos de debilitarlas las fortaleció. Ahora son más independientes, porque reconozco que yo soy muy protectora. Recuerdo que Lisandra en 6to grado no sabía ponerse el uniforme sola, porque yo hacía eso por ella. Por ese lado salir de Cuba nos ayudó a todos. Hoy somos una modalidad de familia que a distancia se reconstruye, gracias al privilegio de vivir en la era del internet. Eso hace que participemos en la vida de cada una, sus intereses, preocupaciones y decisiones. 
 

Giane M. de Souza: ¿Cuál es el objeto de pesquisa de doctorado? Háblanos de la investigación y de la tesis.  (Qual o seu objeto de pesquisa no doutorado, podes nos contar um pouco da sua pesquisa e da sua tese?)

Mariurka: Mi objeto de pesquisa fue la inmigrante jamaicana. La idea salió de la investigación de maestría, cuando revisé las fuentes de archivos y los referentes bibliográficos me di cuenta de que las mujeres inmigrantes estaban invisibilizadas en la historiografía de las migraciones en Guantánamo. Era obvio que ellas consolidaron núcleos familiares, redes de apoyo, asociaciones, sociedades e instituciones en la medida que se integraban a las esferas económicas, socioculturales de la sociedad guantanamera. Fue en la toma de conciencia de la ausencia de las inmigrantes jamaicanas en la generalidad de los estudios que me llevó a utilizar la diáspora como una categoría conceptual, tal y como la asume Avtar Brah (2011) ya que me permitía pensar el proceso migratorio como un todo, desde las trayectorias que hicieron para hasta llegar a Cuba hasta el asentamiento, atravesados por las experiencias de las mujeres en las intersecciones de la “raza”, la clase, el género, la nacionalidad, la etnia, etc. A partir de aquí estructure la tesis: Imágenes de la diáspora afrocaribeña. Las idiosincrasias de las trayectorias de las mujeres jamaicanas (1912-1956), en 4 partes:

  1. Una diáspora en el Caribe. jamaicanos/as hacia Cuba 
  2. En busca de una “tierra prometida” 
  3. (Re)localizando la diáspora negra:  jamaicanos/as en Guantánamo 
  4. “Sentirse o estar en casa”: mujeres jamaicanas en la ciudad de Guantánamo

Apresentando sua pesquisa no evento. Andando Cuba, junto a os cubanos vinculados à UFSC. 2018.

Es interesante cómo uno comienza haciendo la pesquisa sin entender nada o casi nada de lo que tiene que hacer, sin tener idea de cómo va a quedar y en ese proceso las interacciones con las personas, las instituciones, las lecturas te llevan a construir un camino de relaciones que te muestran que una tesis nunca se hace en la total e incierta soledad, que es una troca, un dar y recibir increíble, por eso siempre digo: yo escribí una tesis que fue pensada por muchas personas, por eso soy eternamente grata. Soy grata por la familia que me apoyó siempre; por mis hijas que hasta me sugerían ideas, porque ya se sentían en tesis; por los amigos y amigas o como yo les digo: mi familia afectiva por ser parte de esto, porque siempre tenían un pensamiento dedicado a mi tesis, un tiempo libre leer una y otra vez cada versión del texto que iba escribiendo y/o para buscar en la biblioteca en Cuba materiales que yo no podía consultar desde aquí.  Fueron muchas las llamadas y/o videollamadas, reuniones online, los encuentros donde me decían: te mande un libro o un artículo que te puede ayudar, pensé que podías hacer esto,  leí a tal autor y pensé en ti o simplemente estaban ahí disponible para lo que fuera necesario; mi esposo que no se iba a la cama porque me estaba acompañando mientras yo trabajaba hasta las 3 o 4 de la madrugada; los grupos de pesquisas, los laboratorios de la UFSC, de la UDESC; los/as profesores/as del programa en fin. Nunca estuve sola y caminé muchas veces por una cuerda floja, gracias a todas esas personas maravillosas que el universo colocó en mi vida nunca caí de la cuerda. 

Giane M. de Souza: ¿Sentiste mucha diferencia en la metodología de estudio de las universidades de Brasil y de Cuba? (Sentiste muita diferença na metodologia de estudo das universidades do Brasil e de Cuba?)

Mariurka: A partir de mi experiencia como profesora y mis vivencias de alumna en el doctorado, en la UFSC, puedo decir que no sentí diferencia metodológica en el Proceso de Enseñanza- Aprendizaje de Brasil y Cuba. Para mí, son utilizadas las mismas formas organizativas: conferencias, seminarios, etc. Por ejemplo, cuando hice el Estagio de Docência en la Graduación percibí que la conferencia era la forma organizativa que predominaba. Ahí la relación profesor- alumno es mayor, prima el método expositivo- ilustrativo. En la posgraduación ya es más flexible, por llamarlo de alguna manera. En este caso, el seminario era el protagonista, y eso me gustó mucho, porque el estudiante gestiona su conocimiento en el intercambio de ideas. Ahora bien, si pienso en la posgraduación, si las comparo puedo decir que sentí mayor flexibilidad, apertura, protagonismo e independencia en la sala de aula aquí que en Cuba, y lo digo por mi propia experiencia en Cuba en el Doctorado de Sociología en Cuba, que interrumpí luego de terminar los módulos, en la Maestría en Estudios Cubanos y del Caribe y mi experiencia en el Doctorado de Historia en Brasil.
 

Giane M. de Souza: ¿Cómo es ser una mujer, negra y extranjera en Brasil? ¿Ya sentiste discriminación racial?  (Como é ser uma mulher, negra e estrangeira no Brasil? Você sentiu discriminação racial?)

Mariurka:  Este es un tema complejo y en mi caso está en constante descubrimiento. Ser mujer negra y extranjera en Brasil tiene una connotación diferente porque soy cubana. Siempre digo que en Cuba yo me sentí simplemente mujer y profesora o, mejor dicho, me sentía la profesora Mariurka y en torno a eso giraba mi vida y mis relaciones. Aquí me descubrí negra y me sentí cubana, obviamente, por mi condición de extranjera. En principio todo causó un cambio muy profundo en mi manera de percibirme, de sentirme. Era un conflicto interno cargado de interrogantes que se juntaban en un rompecabezas que no conseguía armar. Después las piezas comenzaron a tener sentido cuando comencé a participar de los diferentes espacios académicos de la UFSC y cuando las relaciones con los/las brasileños/as se consolidaron. Mi vida durante 4 años giró en torno a la USFC y ahí me sentí acogida aún con todas las reformas emocionales que a lo interno iba construyendo. Eso me convirtió en otra Mariurka, más atenta, más conectada, más abierta; pero sobre todo en permanente reconstrucción de mis identidades. Ahora salir de la UFSC me hizo sentir y percibir el racismo que solo había escuchado de los testimonios de mis amigos y colegas brasileiros, leído en los libros, escuchado en las conferencias y en los eventos. Hasta entonces no lo había vivido. 

Nos primeiros meses no Brasil. 2017

1Si!, ya fui discriminada, ya fui perseguida por la vendedora o el vendedor de una tienda, ya sentí esa mirada acusadora, ya me siento negra más que nada. Tuve un accidente en un ómnibus, en el 2017, que cuando las personas me socorrieron me decían que fue porque era negra, en ese momento no entendí; pero hoy, cuando me pongo a pensar en la escena del accidente siento que todos tenían razón. Yo acababa de llegar de Cuba y mi manera de relacionarme con el tema era diferentes, en fin. Ahora te puedo decir que soy capaz de percibir cuando soy discriminada, ya se que estoy en un sistema donde el racismo es estructural y no institucional, con el que aún no consigo lidiar y no tengo todos los recursos necesarios a mano para defenderme, pero estoy aprendiendo. 

Giane M. de Souza: Sobre el curso que impartirás en Arte na Cuca. ¿Con relación al contenido, qué podemos esperar? (Sobre o Curso que você ministrará no Arte na Cuca no mês de fevereiro, o que podemos esperar do conteúdo a ser abordado?)

Mariurka: El curso es parte de lo que amo hacer. Soy historiadora del arte y aún cuando la historia de las migraciones femeninas y la diáspora afrocaribeña me cautivan, mi esencia es la investigación, la crítica y la enseñanza del arte. Entonces el curso de Arte “Los vínculos en el Arte Cubano: una mirada desde la historia y la crítica de arte” es un espacio de intercambio, es la manera de mostrar en una apretada síntesis las particularidades del arte cubano. Para conseguirlo, abordó algunos puentes con el arte de Brasil a través de la presentación de las vivencias de la investigadora del arte y curadora Lilian Llanes Godoy en las Bienales de São Paulo y la de La Habana, estos fueron y son espacios de confluencia de artistas, de tendencias, de modos de abordaje; también es un curso para hacer interpretaciones sobre el proceso de desarrollo de los fenómenos artísticos en Cuba, en su vinculación con los hechos socio-culturales que le sirvieron de base y para exponer los aportes y las consideraciones de los principales críticos de las artes plásticas en Cuba (Magaly Espinosa, Gerardo Mosquera, Desiderio Navarro, Antonio Eligio, Lupe Álvarez, etc.) sobre aspectos importantes del proceso histórico- artístico. Pariendo de todo eso el curso se planificó para 8h de duración. En esencia será un recorrido panorámico por la historia del arte desde el siglo XIX hasta el XX, a través de las etapas: Colonial, República Neocolonial y Revolución, solo hasta los 90. 

Giane M. de Souza: ¿Cuáles serían las posibles aproximaciones con las que podemos pensar Brasil y Cuba, ya se en los campos de la cultura, el arte, la educación, la historia y en la sociedad? (Quais as aproximações possíveis podemos pensar entre o Brasil e Cuba, seja nos campos da cultura, artes, educação, história e sociedade?)

Mariurka: Bueno de las educaciones hemos venido estableciendo aproximaciones, que van desde la preparación de los profesores, hasta las formas en que se organizan e imparten las clases. En el campo de la cultura y el arte son múltiples las aproximaciones, de algunas hablaremos en el curso, pero puedo decirte que somos países Latinoamericanos y compartimos una historia, por ejemplo, la de la Esclavitud y sus secuelas, en todos los sentidos, inclusive hasta en la resistencia y la rebeldía del pueblo de descendencia africana; además de las religiones de matriz africana y por consecuencia en la culinaria. Recuerdo mi viaje a Salvador de Bahía, me sentí en La Habana. Sus calles, los estilos arquitectónicos, su gente, casi todo me hacía sentirme en Cuba, hasta encontré una cafetería llamada “La Cubana”. Te confieso que para el cubano Brasil es un país, que aún sin haberlo visitado nunca, ya lo conoce. Nosotros consumimos muchas novelas de Globo, yo creo que desde que tengo conciencia veo novelas brasileñas y eso pasa en cada casa. Por ejemplo, “La esclava Isaura” es una de las primeras que siempre me recuerdan mi infancia.

Giane M. de Souza: Actualmente estas enseñando español. ¿Cuáles son tus proyectos y expectativas para el tiempo presente? (Atualmente você está lecionando espanhol. Quais são seus projetos e expectativas para o tempo presente?)

Mariurka: Dar aulas particulares de Español para mi es una manera de mantenerme viva, soy profesora y esa profesión la llevo en los huesos, la amo. No se trata solo de un negocio, lo que me mueve y me apasiona está en lo que me genera espiritual y profesionalmente, se trata de sentimientos y emociones. Porque en esos sentimientos y emociones están las bases de mis expectativas y mi proyecto de vida, quiero seguir siendo la Profesora Mariurka y si en el camino me torno Curadora de Arte, entonces mi vida profesional estará completa. 

Agradezco mucho a la vida por traerme a Brasil, porque mi trayectoria está siendo enriquecida y yo me estoy fortaleciendo. Brasil me está haciendo más fuerte de lo que yo creía que podía llegar a ser. Además de que me acompañan en ese trayecto personas maravillosas que le dan nuevos sentidos a mi existencia. ¡Gracias!

Recommended Posts

0 Comments

  1. […] O Arte na Cuca apresenta nos dias 11 e 18 de maio das 19h às 21h , a oficina em formato livre “As ouvidas e as esquecidas – Mulheres artistas na arte cubana”, viabilizada por meio da parceria entre o site e a professora cubana doutora Mariurka Maturell Ruiz, que atualmente mora em Florianópolis/SC. Leia mais sobre a professora, clicando AQUI. […]

  2. […] O Arte na Cuca apresenta nos dias 11 e 18 de maio das 19h às 21h , a oficina em formato livre “As ouvidas e as esquecidas – Mulheres artistas na arte cubana”, viabilizada por meio da parceria entre o site e a professora cubana doutora Mariurka Maturell Ruiz, que atualmente mora em Florianópolis/SC. Leia mais sobre a professora, clicando AQUI. […]


Adicionar comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *